Hace tiempo nos empezamos a plantear una duda: “¿Tienen algo que ver los cambios lunares con el comportamiento animal?”

Así de primeras, suena más a capítulo de algún programa de sucesos paranormales que a algo con efectividad demostrada.

Somos los primeros que vamos a buscar lo que se pueda demostrar por la ciencia y claro, no hay estudios con evidencias probadas con respecto a la repercusión de los cambios lunares con los cambios de comportamiento, de acuerdo; pero sí hay evidencias científicas de que los cambios lunares afectan a las mareas. También es importante en el tema de las plantas, hortalizas, etc…

También, recordamos, que el cuerpo humano está compuesto entre el 60 y el 80% de agua, según la etapa de la vida (aunque alguien diga que está compuesto más de cerveza).

Y los perros, igualmente la composición es entre el 60 y el 80% según la etapa de la vida…

Mitos leyendas y realidad

Pero remontémonos a las leyendas…. La más famosa, los hombres-lobo… No queremos decir que existiesen (esto cada persona), con lo que nos quedamos es que; esos cambios de hombre a licántropo, se daban siempre en la luna llena. Un cambio de actitud más salvaje. También estamos convencidos de que hubo quien se aprovechó de la situación y la leyenda.

Leyendo artículos, vemos que en algunos casos ocurre que sí lo asocian ciertos cambios de comportamiento en pacientes. En otros, parece casualidad.

Nosotros sí hemos ido observando a varios perros conocidos que tienen, en ocasiones, un comportamiento diferente, comportamientos más alterados, o ir más a su bola, “se ha levantado más cabezota que otros días”, (en ningún momento nos referimos a cambios emocionales ni reactividad o agresividad y hablamos de perros sin problemas de conducta) una manera diferente de comportarse en momentos puntuales del mes, que siempre coincidía con el día previo a la luna llena o el día previo a la luna nueva. Lo comprobábamos después.

Mitos leyendas y realidad

Antes, era muy habitual que cuando había mucha gente alterada por la calle, con malos modales, con prisas, se escuchaba decir: “hay luna llena, o ¿qué?” y a veces, se sigue escuchando.

Así que, si los cambios estacionales de la luna, afectan a las mareas y plantas; y animales estamos compuestos por, vamos a dejarlo en número neutro, más de la mitad de agua; sería bastante lógico pensar que los cambios lunares sí afectan o influyen en los comportamientos.

No decimos que cambian comportamientos, pero quizá sí afecta; el estar más tensos, haber dormido mal (sobre esto sí hay estudios en los que se demuestra que afectan los cambios lunares con la calidad de sueño), cansados…. Y quizá, ese comportamiento extraño (repetimos que no hablamos de reactividad ni agresividad) de tu perro, se deba a cambio lunar. Así que la siguiente vez, cuando haga algo raro, antes de pensar que ha sido cosa del perro, vamos a mirar al calendario lunar (en Google se puede hacer rápidamente) no sea que sea culpa de la luna y no del perro.

Muchas veces, quizá es que no ha podido evitar hacer lo que ha hecho, la luna le ha afectado.