Los perros, son perros. Animales preparados para reservar energía. Necesitan dormir entre 16 y 18 horas en su etapa adulta. De cachorros, necesitan y deberían de dormir unas 20 horas. Ello incluye noche y parte de las horas del día. El resto de horas, incluye jugar, descubrir mundo, masticar, comer, pasear…

Poder hacerlo tranquilamente, donde se sientan cómodos y sobre todo seguros. Tiene tanta importancia el descanso, que lxs perrxs recién adoptadxs, prefieren un gran y buen descanso a comer. No solo lo hemos visto en nuestros perros adoptados, también en los clientes que nos han contactado antes de adoptar y que posteriormente nos lo han contado.

Los niveles de estrés que sufre un perro en una protectora, son muy altos, sumado el estrés que supone la llegada al nuevo hogar. El cuerpo, necesita descansar para recuperar el estado normal del organismo.

La pandemia del siglo XX y XXI

Hay perros que durante los primeros 15 días de llegar a su nueva casa, apenas comen; pero sí que duermen la gran mayoría del tiempo. Y sin necesidad de darles paseos largos o ejercicio físico. El estrés agota, física y mentalmente.

Añadimos otra cosa que pasa mucho desapercibido, el dolor que sufren. Si el perro lleva tiempo en la protectora, es muy normal que sufra atrofia muscular. Al no ejercitarse habitualmente, los músculos se atrofian. Da igual que en la protectora salga a un patio y corra durante 15 minutos, sufrirá menos atrofia; pero la sufre. Por lo que cuando comiencen los paseos en su nueva vida, tendrá lo que conocemos como agujetas, porque las agujetas son crecimiento del músculo (dicho de manera rápida y poco científica) y si las has sufrido, sabes que duelen y se necesita descansar.

Esto si ha llevado una vida más o menos bien hasta haber sido abandonado en una protectora. Se puede añadir otras patologías que duelen más y hayan pasado desapercibidas, como la osteoartrosis, displasia de cadera, luxación de rótula, …

La pandemia del siglo XX y XXI

La adaptación al nuevo hogar requiere tiempo y ese tiempo se reduce considerablemente si les permitimos descansar lo que necesiten.

Perros que tratamos, comienzan a descansar mucho más cuando reducen estrés y los comportamientos empiezan a mejorar.

Molestarles mientras están durmiendo además de ponerlos en alerta constante, lo que puede llevar a una mordida en algún momento, hace que no pueda su organismo recuperarse del estrés.

Proporcionarle una habitación en la que pueda estar tranquilo y sin que nadie le moleste, es una gran ayuda para el perro y para la familia, si el perro puede descansar, no crea problemas. Si convivimos con niñxs, es interesante enseñarles que a los perros, mejor dejarles descansar y si le hemos proporcionado un lugar tranquilo y el perro necesita alejarse, podrá hacerlo. Siempre será mejor dejar al perro dormir y darle un sitio seguro que sufrir una mordida o un paseo descontrolado, ladridos, destrozos…. Porque sí, un descanso inadecuado puede ser una de las razones en las que los perros muestren alguna conducta inadecuada.

La pandemia del siglo XX y XXI

Es tan sumamente importante el descanso para cualquier animal, que es durante el descanso donde se fija lo aprendido, tanto lo bueno y agradable como lo desagradable. Si el día hay más cosas positivas que negativas y proporcionamos un buen descanso al perro, tendremos perros más equilibrados y tranquilos que si les castigamos, corregimos o que si les inducimos al ejercicio.