En una entrada anterior, os contábamos un poquito sobre los cachorros. ¿Qué tal si seguimos con estas pequeños seres llenos de ganas de vivir? A veces, tenemos que recalcar esto tan obvio; porque algunxs se han creído y hacen creer que son poco más que objetos.

Habíamos acabado dando una pincelada sobre los dientes. Los primeros, los de leche, comienzan a salir a partir de las 3 semanas de haber nacido. Los definitivos comienzan a los 4 meses a salir y por lo tanto a caerse los de leche. Para la edad de 6 meses tendrían que tener toda la dentadura definitiva. Esto implica dolor y malestar durante unos días. Se entiende que quieran morder para aliviar, ¿verdad? Aquí es una de las pocas veces en las que somos conscientes de que el dolor nos genera estrés. Si has sufrido un dolor de muelas o en los dientes, la irritabilidad se manifiesta a veces con malas contestaciones, con apatía, sin ganas de comer…

Darles diferentes juguetes u objetos de diferentes texturas, les ayuda a combatir ese dolor de encías y de renovación dental. Además de ayudarles a experimentar, como comentábamos en la anterior entrada a desarrollarse y a ganar confianza en el entorno y estar más y mejor adaptadxs. Hay juguetes que se pueden mojar y meter al congelador para aliviar aún más la inflamación y en verano es un remedio estupendo para combatir el calor a cualquier edad del perro.

Mitos leyendas y realidad

Vamos con otro tema que es bastante pasado por alto…. El tema de los huesos, músculos y resto de partes del sistema musculo-esquelético.

Los huesos cuando se están desarrollando, duelen, de manera resumida explicamos que los huesos en crecimiento, “se rompen y se recomponen”. Esas rodillas con 8 años, 12, 14, 16… ¿Te acuerdas? Dolor de espalda, de fémur o tibia, cadera… Igual tuviste suerte y no tuviste dolores intensos, quizá ni te acuerdes o no los relacionas con haber crecido. Los ligamentos se tienen que estirar, los músculos, venas, arterias… Todo tiene que ir creciendo y adaptándose al tamaño. Los músculos al crecer, también duelen, las conocidas agujetas.

Claro, si tienes un perro de talla pequeña, todo es mucho más rápido; perros de tamaño medio o grande de adultos, tardan más en coger el tamaño definitivo; por ello, pensad que el dolor, se mantiene durante más tiempo. Porque sí, los perros, sienten dolor ante el crecimiento, sufren dolores de mandíbula, de articulaciones, salida de los dientes y crecimiento de los definitivos….

Mitos leyendas y realidad

El dolor, genera estrés y el estrés genera dolor, es una espiral que el organismo necesita y ya de manera natural, se tiene al ser cachorro, incluídos, los cachorros humanos. El descubrir cosas y enfrentarse por primera vez a algo, genera estrés. Y como hemos visto crecer también tiene picos de dolor. ¿Es necesario añadir más estrés a un perro que está empezando a descubrir la vida? Correcciones, castigos y lo más asumido, crear evento por todo. Hacer de todo una celebración para el perro, le altera, cuando ya de por sí está alterado. Es algo a lo que cuesta contenerse, lo sabemos. Pero si pensamos en todos los problemas que nos va a dar posteriormente y a lxs peludxs; merece la pena una reflexión ante tanto gritito y saludo efusivo a lxs perrxs. Y aunque no deberíamos de tener que mencionar lo siguiente porque es una falta de educación y de respeto absoluta, llamar a perros que no nos conocen y más para saludarles efusivamente es posiblemente la mejor manera para crear problemas a esos perros y a sus familias. Ni qué decir tiene el corregir a perros ajenos. Sí, lo hemos visto en más de una ocasión. Ya no solo el consejo de parque, si no también acciones directas contra el perro.

Es una buena manera de tener posteriormente un perro con problemas de comportamiento y conductas no deseadas, molestas y que perjudicarán seriamente la relación que tengamos con lo que ahora es tan adorable. ¿En serio quieres joder esos buenos momentos?

Mitos leyendas y realidad

Supervisar no es lo mismo que controlar.

Dejarles explorar y darles alternativas para que exploren es la manera correcta de tener un perro equilibrado.

Hay que supervisar, por supuesto, que lo que esté haciendo sea seguro para él/ella. Y como decíamos en la primera parte, si ha cogido algo para morder peligroso o de valor para nosotrxs, retirárselo sin decirle nada ni regañarlo, y ofrecerle SIEMPRE una alternativa que sí pueda morder o con la que sí pueda jugar. Igual pasa si es algo peligroso para ellxs, y lo ideal es que no haya nada peligroso a su alcance.

Hay objetos que no se pueden retirar y van a estar a su alcance. El consejo de encerrar al perro en una jaula para que no muerda patas de sillas o mesas, sofás, etc. es tan arrogante para la persona que lo da como inútil para educar al perro y más siendo cachorrxs. Siempre es un método que fracasa para la educación, pero hablaremos en otro post sobre este tipo de métodos de “educar” y el porqué no son efectivos.