¿Adiestrar o educar a un perro?

Sigue habiendo confusión entre estos dos aspectos o profesiones cuando una persona convive con un perro. ¿Os parece si explicamos las diferencias y aclaramos las diferencias?

El adiestrador canino, prepara al perro para diferentes habilidades.

Ya sean entrenamientos de agility, rastreo, búsqueda y rescate, pastoreo, vigilancia, dog dancing, intervenciones asistidas, canicross y otras muchas actividades para realizar con tu compañerx peludx. A modo profesional (cuerpos de rescate, detección de sustancias, Perros de Terapias Asistidas), a nivel de competición o para pasar un rato de ocio; son actividades que favorecen y fortalecen el vínculo si se realizan bien, de lo contrario dañará la confianza del perro en ti, puesto que este tipo de actividades, refuerzan el vínculo y la relación; pero no la crean. Tampoco solucionan problemas de comportamientos.

Vamos a recalcar que siempre sea un adiestrador de perros formadx, que trabaje con amabilidad, en positivo y respetando el ritmo del animal sin forzar nunca ningún ejercicio.  Lo correcto es acompañar y enseñar, que no tiene nada que ver con forzar e imponer.

Un buen o una buena adiestradora canina, en un símil humano, podría ser: el profesor de cerámica o el de pintura, la monitora de artes marciales o la de escalada, el profesor de danza o el de fitness, instructora de buceo, surf, profesora de ajedrez, entrenador de patinaje…. Son necesarios para enseñarnos a realizar actividades de manera correcta, ayudan en nuestro estado de ánimo y nos ayudan a gestionar; pero a ningún profesional de estas actividades se le ocurriría darte consejos profesionales sobre tu estado emocional o cómo gestionar las emociones; ayudar a gestionar es diferente a enseñarte a gestionar las emociones. Si no, todxs estaríamos totalmente equilibradxs, ¿no? Quién no realiza algún tipo de actividad?

La importancia de la educación con respeto

Para un día a día, que el perro entienda y realice ciertas acciones, son necesarias.

Que se detenga, que acuda a la llamada, que deje o que suelte algo.

Sin embargo, adiestrar a un perro para que durante todo el paseo, camine a tu lado, que no salude a otros perros, que no olisquee.. en definitiva, que no realice ninguna acción natural para su especie, no solo traerá problemas de comportamiento a la larga, si no también problemas de salud. Ni que decir tiene, esos supuestos profesionales caninos que además de hacer al perro totalmente dependiente del ser humano, usan métodos aversivos como son el collar/cadena/correa de estrangulamiento, collar de pinchos o eléctrico, golpes, marcajes y demás tonterías que solo saben usar la gente que no entienden absolutamente nada de perros.

La importancia de la educación con respeto

Alguien que se ha formado como educador/a caninx, es especialista en las conductas a tratar, trabaja desde la raíz del problema, la emoción y el estado bioquímico (los animales somos química pura). La formación debería de ser mucho más extensa que sólo saber cómo modificar una conducta. Hay múltiples factores que se reflejan en el comportamiento o conductas. Desde la nutrición hasta el dolor, sin olvidarnos de la autoestima, son importantes para un perro equilibrado.

En humanos, se podría asemejar a un coach, y depende del nivel de experiencia y formación, podría equipararse a psicólogxs.

Un perro agotado, no es un perro equilibrado. Querer mezclar conceptos es un error enorme que pagan los perros y las personas que conviven con los canes.

Un perro equilibrado es el que sabe gestionar los conflictos que surjan siempre eligiendo la mejor manera para hacerlo, otra cosa diferente es cuando no saben gestionar, y salen esas manifestaciones que son la agresividad, miedos, reactividad, etc. Actúan de esta manera porque no saben reaccionar de otra y sufren un secuestro emocional, el cual es el que les hace reaccionar así, ningún perro es malo, ningún perro quiere jodernos.

Cuando vemos un comportamiento a modificar, quiere decir que hay un problema emocional y las emociones se trabajan, adiestrar en qué sentir y cómo, es imposible. Sencillo de entender.

Por eso es importante diferenciar si lo que necesitas con tu compañerx peludx es aprender juntos alguna habilidad nueva o entrenar para algo en especial o si realmente tiene un problema de gestión y por ello presenta algún comportamiento o problema de conducta.

Sea como sea, haz una buena elección de la persona profesional, pues la salud mental y física de tu perro y vuestro vínculo, están en juego.

La importancia de la educación con respeto